Una delegación de colombianos viajó a Ancash, Perú, a conocer cómo se promueve el turismo interregional en el país andino

La Mesa de Turismo de Ancash es una plataforma conformada por actores públicos, privados y comunitarios, del nivel nacional y local, que han construido un paquete turístico llamado VIVE ANCASH. El paquete turístico explora el turismo vivencial, científico y arqueológico de la región, visitando la zona de la alta montaña y de la costa pacífica.

Durante cinco días, una delegación de antioqueños pudo conocer de primera mano el proceso de construcción del paquete, las actividades propuestas, e intercambiar con los distintos actores involucrados en la Mesa de Turismo con el fin de generar reflexiones y aprendizajes para la promoción del turismo vivencial – comunitario en su región.

“VIVE ANCASH permite evidenciar la oportunidad del turismo como una actividad que pone en valor un territorio desde sus dinámicas socioculturales, económicas y ambientales. Al tener un contacto directo con la construcción de esta experiencia, me llevo aprendizajes que aportan a mi labor desde la gestión pública” comparte Dayana Giraldo, Secretaria de Desarrollo Económico, Turismo y Ambiente de Santa Fe de Antioquia, Antioquia.

“La experiencia abre un abanico de posibilidades para identificar oportunidades en nuestros municipios para analizar cómo potenciar los lugares con riqueza natural y patrimonial, para planear un producto de turismo organizado, que refleje el paisaje de nuestra región, su historia y cordialidad. Es una oportunidad para planear una conexión con los municipios del Occidente de Antioquia” Marisela Úsuga, Coordinadora del proyecto social Vigias del Patrimonio de Buriticá y Coordinadora de RSE de Continental Gold.

La Mesa de Turismo de Ancash tuvo también la oportunidad de aprender y reflexionar junto a la delegación colombiana sobre el paquete y productos que están ofreciendo a turistas internacionales. Este proceso de construcción del VIVE Ancash ha sido promovido por el Proyecto CISAL e impulsado por las municipalidades ancashinas y con el apoyo de voluntarios canadienses expertos en turismo.