A pesar de la importante contribución de la mina del Cerrejón al Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia y a los más de 40 años que lleva la empresa minera en la región, la comunicación y las relaciones entre la compañía y los gobiernos locales del sur de La Guajira ha sido muy limitada.

Al norte de La Guajira, en Manaure, ha habido una larga historia de extracción artesanal de sal por parte de la población local Wayuu. Sin embargo, una vez que se otorgó la concesión de tierras a SAMA y se contrató a BG Salinas como operador, la producción artesanal de sal disminuyó, causando que los ingresos y beneficios de la comunidad disminuyeran y surgieran conflictos entre las comunidades indígenas, SAMA y BG Salinas.

Mesas de diálogo multi-actor

Por ello se constituyeron dos espacios de diálogo multi-actor para contribuir a transformar la realidad de los municipios de La Guajira, el relacionamiento con la empresa minera y la visión que tenían las comunidades del desarrollo de su territorio.

Mesa de Agua

En el 2017, La Guajira recibió el apoyo y la asesoría de expertos municipalistas canadienses de Langley sobre gestión del agua. Los gobiernos locales vieron la importancia y oportunidad de buscar soluciones a problemas locales con una visión de región. Por ello, se formó la Mesa de Agua, un espacio de diálogo multi-actor que identificó las principales necesidades y los retos con respecto al acceso del agua en el departamento. Dicho diagnóstico se realizó en 28 comunidades indígenas.

El gobierno local de Barrancas lideró el proceso que reunía a 11 municipalidades, e incluía a dos comunidades indígenas, actores de la sociedad civil, la empresa minera Cerrejón y representantes del sector público. El proceso creó confianza y continuó hasta el momento en el que el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio creó un programa de gestión del agua en el departamento llamado Guajira Azul. El programa invertirá 200 millones de dólares estadounidenses durante cinco años con el objetivo de capturar y almacenar el 70% del agua en La Guajira para 2022.

 

Mesa de Desarrollo Salinero

Durante más de 30 años, la explotación salinera de la región estuvo en manos del Estado y, hacia el año 2000, Manaure era el principal productor de sal en el país. Sin embargo, una serie de problemáticas de diferente naturaleza entre los actores de la cadena de valor de la sal han impactado la producción y el desarrollo operativo, debilitando en gran medida la calidad de vida de los manaureros.

En los últimos diez años se han presentado grandes dificultades para la venta y comercialización de la sal. En noviembre de 2016 representantes del gobierno local, de SAMA, del operador privado Big Group Salinas, representantes del sector turístico, artesanal y de la Cámara de Comercio de La Guajira fueron invitados por CISAL a conocer la experiencia de las salinas de Maras, Cusco (Perú). En el Viaje de Estudios a Maras se realizaron visitas para conocer diversas experiencias exitosas de desarrollo económico local en la región.

CISAL y la municipalidad promovieron la Mesa de Desarrollo Salinero de Manaure (MDSM), un escenario de construcción participativa para definir acciones concretas y potencializar el aporte del sector salinero en el desarrollo económico y social del municipio con los actores locales, regionales y nacionales.