26 de septiembre de 2015

El pasado 21 de septiembre inició el XI Congreso Mundial de Mediación en Lima, Perú y uno de los talleres iniciales fue: “Habilidades para los gobiernos locales en la prevención y resolución de conflictos socio-ambientales”. El taller fue liderado por la Federación canadiense de municipios (FCM) a través de su programa Comunidades inclusivas y sostenibles en América Latina (CISAL). Dos expertos de municipalidades canadienses compartieron sus experiencias y buenas prácticas e iniciaron un diálogo sobre el rol fundamental, las habilidades y responsabilidades que deben tener los gobiernos locales para prevenir o transformar conflictos socio-ambientales en oportunidades de desarrollo y crecimiento para sus comunidades.

Representantes de Argentina, Colombia, México y Perú, también compartieron aprendizajes y nutrieron el diálogo con experiencias en sus respectivos países. La participación de aliados de CISAL fue clave y enriquecedor; además de las dos municipalidades canadienses, también fueron representantes de gobiernos locales, regionales, una líder comunitaria de una zona minera y asociaciones de gobiernos locales de Colombia y Perú.

«La importancia de escuchar las necesidades de nuestros ciudadanos con el fin de abordar los conflictos que afectan a nuestras comunidades, es el punto de inicio. También es importante que los gobiernos locales de todo el continente americano, encontremos maneras efectivas de articularnos con gobiernos provinciales y centrales” dijo Marie-France Brisson, Directora General de La Conception, Quebec y expositora de dos casos que tuvo que enfrentar en su municipalidad.

Además, se reafirmó durante el taller que, al ser la orden de gobierno más cercana a las comunidades, los gobiernos locales deben jugar un rol proactivo a la hora de mediar y buscar la transformación local de conflictos socio-ambientales sobre todo en zonas de extracción minera.

Una de las participantes del taller fue en representación de la Defensoría del Pueblo de Perú, una respetada organización que hace más de una década le hace seguimiento a los conflictos que ocurren a través del territorio peruano. Compartió en el taller en 2004 fueron registrados 8 conflictos socio-ambientales en Perú, mientras que en 2014 se registraron 134 casos, casi todos relacionados con el sector extractivo. “La maldición de los recursos naturales, es la maldición de la mala administración de los recursos” dijo la representante e hizo énfasis en la necesidad de fortalecer el trabajo de las asociaciones de gobiernos locales para empoderar a las entidades locales del Estado y mejorar la articulación entre gobiernos, empresas mineras y comunidades a través de relaciones transparentes que contribuyeran a evitar estos conflictos.

“Adquirimos nuevas experiencias y lecciones aprendidas a través de casos compartidos de Canadá, Perú, Colombia y México en los que se repiten algunos elementos del conflicto a pesar de las diferencias” dijo Diana Pombo, gerente de CISAL en Colombia y especialista de Sostenibilidad e Inclusión.

Finalmente, el taller hizo parte del XI Congreso Mundial de Mediación donde importantes académicos y expositores presentaron ideas clave sobre resolución de conflictos. Jean Paul Lederach, uno de los expositores en temas de construcción de paz y resolución de conflicto más importantes del mundo hizo énfasis al decir: “el conflicto es un motor de cambio y para lograr una profunda transformación en nuestras comunidades, tenemos que abordar el conflicto desde sus raíces: al conocer y comprender el contexto relacional del conflicto.»